Connect with us

Libros

7 frases de amor LGBT de ‘El Principito’

Published

on

Internacionalista y soñador con los pies en el asfalto. Amante del pop, los juguetes y todo lo que me devuelva la niñez. Fiel creyente en el amor y en Britney Spears.

Libros

“Sombras en el arcoíris”, un libro con temática LGBT para niños

Published

on

Los contrastes para salir del clóset

Constanza y Jerónimo son hermanos, él es mayor que ella por diez años. Pero a pesar de eso ella ya es una niña muy avispada y sabe lo que pasa con Jerónimo y en su casa con sus padres, en la escuela y sus compañeros de salón. Es ella quien cuenta la historia del cuento gay infantil Sombras en el arcoíris (Fondo de Cultura Económica, 2017), de M. B. Brozon.

Constanza sabe que Jerónimo es gay, que eso es normal, que su relación de hermanos no tiene porqué cambiar y que todo estará bien. Que todo estará bien en particular cuando Jerónimo llegue una noche y “platique” con sus padres sobre… bueno, sobre ese momento al que todo gay llega en la vida y es salir del clóset con nuestros propios padres.

En efecto, nada sucede, sus padres no enloquecen, no quieren mandar a Jerónimo a ningún psicólogo ni internado militar y todas esas certezas las sabía ya de antemano la despierta Constanza. Porque si una característica hay en los niños de hoy en día es que son muy inteligentes, despiertos, avispados, y no se les puede engañar.

Pero no todo es color de rosa o, mejor dicho, de todos los colores del arcoíris. Mientras en casa de Constanza y Jerónimo la salida del clóset se toma con normalidad, fuera de allí las cosas no son tan idílicas y es cuando se posan las sombras sobre el arcoíris. En su escuela, Constanza debe lidiar con los comentarios hirientes de dos compañeras y con los gestos teatrales de mariquitas por parte de otros dos compañeros.

Y las cosas empeoran con el novio de Jerónimo, Oscar, pues han hecho el trato de que ambos les confesarán a sus padres que son gays al mismo tiempo, el mismo día… pero, a diferencia de Jerónimo y su familia, con Oscar las cosas no salen nada bien. Sombras en el arcoíris muestra que fuera de nuestro mundo aún puede haber hostilidad y violencia, que al salir de nuestra burbuja nos topamos con muros que aún hay que derrumbar, con prejuicios a los que tenemos que combatir todos los días. Y los niños de hoy, inteligentes, despiertos y avispados, son los primeros que pueden ayudarnos para que toda esa intolerancia hacia las minorías sexuales se termine.

Continue Reading

Libros

Book trailer de ‘El Chico de las Estrellas’, un libro con temática gay

Published

on

El chico de las estrellas seguro te hará sacar a relucir emociones que tenías guardadas, dormidas o veladas por una enseñanza conservadora del entorno social.

Spoiler alert: basta ser un poco sensible para que te haga llorar más de una vez.

Al ver esta obra en una librería cualquiera, resalta. No por sus tonalidades azules llamativas, sino porque muestra a dos chicos besándose, una escena que aún es un shock para muchas personas. Sin embargo, no fue esto lo que me incitó a leerlo, sino su sinopsis que me intrigó por conocer más de este chico inadaptado que no encaja en un molde, que no es como los demás:

Érase un niño que jamás vivió más de dos años seguidos en una misma casa, por lo que decidió pintar las paredes de todas sus habitaciones con estrellas. Su rechazo al colegio y una familia inusual le empujarán a emprender un viaje donde no todo serán constelaciones y pedirle deseos a la luna. Es hora de bajar al barro, equivocarse con una princesa y terminar encontrando un príncipe… ¿o no?

Sus ansias de libertad, tres antídotos de supervivencia y unas botas plateadas le acompañarán por un mundo muerto donde los sueños llegan descalzos y despeinados a Ninguna Parte.

Antes de adentrarme un poco en el libro, te contaré un poco sobre Chris Pueyo, el escritor y verdadero Chico de las Estrellas.

Chris es un chico que empezó a escribir desde pequeño sobre dragones en clase de matemáticas. En julio de 2011 escribió por primera vez a través de internet en un blog que tituló El Desván del Duende, adoptando el seudónimo de Peter Pan para captar al niño que llevaba dentro. Escribía cada noche para sus 11 seguidores. Escribió y se esmeró tanto en hacerlo que esa docena pronto se convertiría en cientos y esos en miles. Se fijó metas y objetivos logrando publicar en 2015 el libro del cuál les hablaré.

En 26 capítulos conocerás al Chico de las Estrellas. Conocerás todo de él; a su familia, amigos, amantes, extraños pasajeros que significaron algo en su viaje de la vida, hechos, historias, aventuras y sobretodo, lecciones de vida narradas por una pluma mágica de un joven talentoso.

Pueyo empezará con poca confianza. De inicio te hará entrar en contexto con sus raíces familiares; vivencias que le marcaron desde pequeño. Quizás esto te haga entenderlo más adelante sobre su forma de actuar, quizás esto te ayude a sentir la empatía suficiente para con Chris y saber por qué hizo o no hizo alguna acción en particular. Quizás esto no te sirva en lo absoluto a entenderlo, pero él te hará saber cada detalle de sus relaciones familiares en los primeros capítulos.

Mientras va agarrando confianza contigo, te irá contando poco a poco secretos que ocultó por mucho tiempo. Te presentará a sus amigos más importantes y describirá en algunos de ellos historias claves que le cambiaron algo en él.

Cuando menos te lo esperes, dejará de llamarte querido lector y pasará a decirte duendecillo. En este punto, ya no hay vuelta atrás y terminarás conociendo los pormenores de su vida amorosa; historias que plasmó de una forma poética y dramática que te emocionarán al leerlas.

Sinceramente, no puedo decirte más porque terminaría arruinándote la historia cual serie filtrada semanas antes de su estreno.

Lo único que te puedo decir, es que la intención del autor es desenmascarar todos sus secretos de la manera más bonita. Llegar a muchos chicos de las estrellas que se han sentido rechazados, que no encajan o que no pertenecen a algo; que son diferentes, y hacerles sentir que hay alguien más como ellos. Que no hay cura para dejar de ser quien eres.

Indirectamente o por lo temas que trata, tiene como público meta lectores de menos de 20 años, yo que tengo 25 años, disfruté mucho leer El chico de las estrellas, ya que me dejó un gran y tierno sabor de boca.

Continue Reading

Libros

Reseña del libro: ‘Call me by your name’

Published

on

Elio y Oliver, la novela

A estas alturas, la mayoría hemos visto la película Llámame por tu nombre (Dir. Luca Guadagnino, 2017) pero creo que pocos han leído también la novela de André Aciman publicada por editorial Alfaguara que originalmente apareció en 2007 y que ahora adaptó el veterano James Ivory a la pantalla grande, por cuya adaptación se llevó el Oscar en la reciente entrega (de hecho, la película la quería dirigir el propio James Ivory pero por su avanzada edad varias productoras no quisieron darle el apoyo para el proyecto).

 

La película causó opiniones encontradas, muchos la elogiaron por sentirse identificados pero también muchos otros la criticamos porque nos crearon una expectativa muy alta y al final nos pareció lenta y aburrida o bien porque la solución no nos convenció (para Oliver lo sucedido ese verano fue solo una aventura y él sigue siendo “muy hombre” y como tal termina por casarse). Pues bien, la película sólo se limita a contar el argumento, en la pantalla vemos una sucesión de hechos que cuentan una historia pero no permite conocer más de sus protagonistas. Por fortuna, ahora tenemos al alcance la novela de Aciman en la que podemos descubrir más elementos, profundizar en las mentes y sentimientos de Elio y Oliver para saber qué pensaron ese verano.

 

La novela está contada desde los recuerdos que Elio tiene de aquellos días veraniegos. Aunque en la pantalla Oliver se ve mucho mayor que Elio, lo cierto es que no es tanta la diferencia de edades pues Elio es un adolescente de 17 años y Oliver, de 24 años, un adjunto que ayuda al padre de Elio en sus investigaciones. Tal como lo cuenta Elio, todo gira en torno a Oliver, es él quien con su llegada trastoca la vida en familia de los Perlman (la mamá le llama “La muvi star”, en referencia a los galanes de Hollywood) y también del pueblo de la costa italiana aunque, claro, sobre todo tambalea a Elio, con todo su despertar sexual presente. En las páginas de Aciman, algunos personajes tienen más presencia, incluso Mafalda y su esposo, quienes asisten en la casa, que la mera participación secundaria que se ve en la película. Y también por Elio sabemos que, de acuerdo a su humor del día, Oliver se pone un traje de baño ya sea rojo o azul o amarillo o verde, o que en los duraznos que Mafalda le pide recoger al visitante Elio ve el trasero de Oliver: detalles difíciles de plasmar y apreciar en la película.

 

Un aspecto importante tanto en la película como en la novela de Aciman es la religión: el judaísmo. Según la solapa que lo describe, Aciman es un escritor de origen judío sefardí (la rama judía que fue expulsada de España por los reyes católicos) y por eso la religión judía está tan presente en la historia. Los Perlman son judíos aunque, como reconoce el propio Elio, no tan practicantes en cambio Oliver desde el principio muestra una estrella de David colgándole del pecho; luego, estimulado por Oliver, Elio también portará la suya. Al principio, cuando Elio observa detenidamente cada parte de Oliver, detiene su mirada en su pene y piensa, en la novela de Aciman, que Oliver nunca “se percató de las múltiples ocasiones en que mis ojos deambularon por su traje de baño en un intento por vislumbrar el contorno de la marca que nos convierte en hermanos hebreos en el desierto”, o sea, la circuncisión (otro detalle difícil de verse en la pantalla). Finalmente, Oliver les llama para felicitarlos por Hanukkah. Todo lo anterior, explica para mí porqué Oliver al final decide casarse y haber vivido esos días de verano sólo como una aventura más. Así, para saber a detalle lo que sintieron y vivieron Elio y Oliver ese verano es necesario leer la novela de Aciman.

Continue Reading

Libros

#Reseña de ‘Tomboy: Una chica ruda’, una novela sobre la identidad

Published

on

Tomboy, una novela sobre la identidad

Liz Prince cuenta su historia en Tomboy. Una chica ruda (editorial Alfaguara, 2017) pues, como agrega el subtítulo del libro, “memoria gráfica de Liz Prince”, ella es una “tomboy” que al español podríamos traducir como “marimacha” o “machorra”, sin ninguna carga despectiva. Desde chiquita Liz prefiere vestirse con pantalones, camisas, corbatas y gorras y no con vestiditos rosas; tiene el pelo corto y le gusta jugar a las luchitas y a Los Cazafantasmas y en las cuentos románticos ella siempre quería ser el galán que rescata y despierta a la princesa con un beso, además usa calzones de niño y juega beisbol…

En fin, que Liz tiene todo para ser una buena marimacha o machorra. Pero eso, que para una niña podría ser normal dado su inocencia del mundo, causa extrañeza en la demás gente acostumbrada a poner etiquetas y comportamientos a lo que debe ser “femenino”. Y entonces, en vez de hacerla sentir segura y triunfante, la gente hacía que Liz se sintiera débil y marginada.

Tomboy es una novela gráfica, de manera que la lectura es más rápida y más divertida pero el propósito es el mismo: hacernos ver a todos sus lectores los prejuicios y tabús que aún tenemos en torno al género. En un momento, Liz dice que los niños son como las esponjas para lavar los trastes: absorbemos todo aquello que nos enseñan nuestros padres, en la escuela y lo que vemos en los medios, y luego esos niños repetimos y arrojamos esa información al mundo. Así que si no te ves y actúas como nos han enseñado desde chiquitos lo que es la norma lo que recibes son comentarios raros o hasta insultos.

En ese sentido, Tomboy podría ser una novela que con humor nos pone a pensar en esos problemas de género: lo que está determinado socialmente por ser niña (el rosita de la ropa, jugar a la comidita, ser la que cocina) o ser niño (vestir de azul, jugar a las luchas o a los cochecitos y ser el que provee). Nada de eso, hay que romper con esas barreras y dejar de inyectarles prejuicios a nuestros niños, parece decir Liz Prince con su novela.

Además, Tomboy es una fascinante novela gráfica sobre la difícil etapa de la adolescencia, cuando las mujeres empiezan a menstruar, les crecen las bubis y las caderas: Liz no se siente muy a gusto en su cuerpo, ella se niega a crecer y ser mujer, prefiere mantenerse en su apariencia de “niño” o de “chica ruda”.

Otra cosa es que a las adolescentes se les enseña a cuidar la virginidad o a perderla, a tener novio o novia, caminar agarraditos de las manos y besarse, pero a Liz todo ese protocolo se le complica porque en la ecuación su apariencia le resta atractivo, así que Tomboy también se convierte en una búsqueda de ese primer amor. Finalmente, es una novela gráfica sobre la amistad y la identidad: luego de tratar de encajar en varios grupos para ser “uno de ellos” sin éxito, al final encuentras al grupo de amigos adecuado en el que ya no te sientes raro, porque todos son raros y todas sus rarezas los hacen tener algo en común. Por estas y muchas otras historias es que Tomboy tiene algo qué decirnos, te identificarás con algo que le haya pasado a Liz Prince.

Continue Reading

Ilustraciones

20 ilustraciones de Aristóteles y Dante que querrás de fondo de pantalla

Published

on

Ya te hemos hablado mucho del famoso libro de Benjamín Alire Sáenz, Aristóteles y Dante descubren los secretos del universo.

Portada del libro: Aristóteles y Dante descubren los secretos del universo.

Este libro se concentra en la historia de dos adolescentes y cómo van descubriendo su verdadero ser frente al mundo.

Lo mejor de leer un libro es que todo está en tu cabeza; los personajes, los escenarios, sus reacciones y todo. Seguro ya te hiciste una idea sobre cómo lucen Ari y Dante. Pues estos artistas también, pero han plasmado su imaginación y creatividad en estas hermosas ilustraciones:

Continue Reading

Libros

Boy Meets Boy: más que un libro adolescente LGBT+

Published

on

Hay un cierto atractivo en las típicas historias de romance adolescente, en los colores pastel que recubren estas novelas, y en la simplificación de una trama, muchas veces, por demás ligera. Sí, estoy describiendo un libro de jóvenes lectores como cualquier otro, pero antes de que empecemos con críticas infundadas, y supuestas superioridades literarias, te invito a que le des una oportunidad a “Boy Meets Boy” de David Levithan.

Escrito desde la perspectiva de Paul, un joven abiertamente homosexual, la historia en cuestión podría pecar de caer en incontables clichés. Podría, pero no es el caso. De hecho, encontré detalles que hacen de este libro algo magníficamente interesante. Tal vez no lo veamos a simple vista, pero quisiera resaltar lo avanzado que estaba Levithan para su época: esta novela se escribió en 2003, comienzos del milenio, época en la que ser homosexual era un tabú, incluso más escondido que en nuestros días.

Con una soltura propia de quien cree en la igualdad, el autor pintó un pueblo ficticio en el que salir del clóset no es ningún lío, donde una mujer trans puede ser tanto la reina de temporada y la jugadora estrella en el equipo de fútbol americano, donde los niños descubren su identidad en guardería y donde se puede soñar en vivir una historia de amor sin miedo a que te juzguen.

Oh, y claro que hay homofobia. De hecho, la historia se inspiró en la canción Tony de Patty Griffin, la cual cuenta el suicidio de un adolescente gay. Después de escucharla, Levithan se propuso lo que en sus propias palabras sería escribir un libro para cambiar el final de lo que escuchaba. En estas páginas encontramos fanatismos religiosos, miedos e inclusive discriminaciones. El problema sigue estando ahí, pero con un giro nuevo, un nuevo optimismo que habla no de cómo son las cosas ahora, sino de cómo deberían ser.

Sea que quieres un libro de verano, o que quieras medir cuánto hemos avanzado en aceptación y derechos humanos en estos quince años, te recomiendo que te dejes cautivar por esta historia.

Continue Reading
Advertisement

Destacado